Area bancaria

Panamá acuerda levantar el secreto bancario a partir de 2018, según Le Monde

10 de mayo de 2016 // Le Monde // Foto: mundooffshore.net

Esta es la traducción directa de Google Translate del artículo de Anne Michel publicado en Le Monde el día de hoy, el cual fue escrito originalmente en francés:

Panama Papers: Panamá acordó levantar el secreto bancario a partir de 2018

De acuerdo a la información de Le Monde, Panamá estuvo de acuerdo en unirse a la transparencia fiscal del proceso coordinado por la OCDE a petición del G-20.

Panamá se compromete a intercambiar información tributaria de forma automática, a partir de 2018, y de acuerdo con el estándar desarrollado por la OCDE, con todos los Estados que deseen.

El intercambio de estos datos – en la existencia de cuentas bancarias o empresas propiedad de los contribuyentes extranjeros – es considerada la mejor herramienta en la lucha contra el fraude y la evasión fiscal internacional.

Este compromiso, que será el final de facto con el secreto bancario, es una inversión franca. Hasta ahora, de hecho, Panamá se había negado a unirse al movimiento hacia la transparencia comprometido por la comunidad internacional después de los escándalos de fraude y evasión de impuestos en repetidas ocasiones desde 2013. Su presidente, Juan Carlos Varela, había soplado en caliente y el frío, diciendo inicialmente querer poner fin a la opacidad de su centro financiero y sus empresas de fachada, pero a su manera. La ambigüedad se resuelve en cualquier caso, al menos sobre el papel.

Según nuestras fuentes, Panamá sostiene que los acontecimientos recientes han puesto de manifiesto la vulnerabilidad del sistema financiero global vis-à-vis el abuso.

No está claro si el (gran) paso dado por Panamá le permitirá escapar de su presentación en la lista negra de paraísos fiscales no cooperativos que ahora reflejan los países del G-20 y la UE, ya que estos desee poner en práctica en el mes de julio. Debido a que el compromiso de Panamá tendrá efectos concretos. Debe aplicarse de manera efectiva – en definitiva, impuesta a los bancos y firmas poderosas abogados panameños, que tienen información fiscal – especialmente aplicados correctamente.

Actualmente, Panamá es una muy mala estudiantes de la cooperación fiscal internacional. No sólo el país no comparte su información “a la carta” – es decir, cuando la administración o la justicia de un Estado extranjero en duda – pero no ha firmado la famosa convención multilateral en el intercambio de información de la OCDE, lo que asegura que los intercambios de información son el estándar mundial.

Por estas razones, sin esperar el veredicto del G-20 y en la estela de las revelaciones de “papeles” de Panamá, Francia ha decidido ponerlo en su lista negra nacional por un decreto de 8 de abril, co-firmado por el ministro de Finanzas, Michel Sapin y la secretaria de Estado de Presupuestos, Christian Eckert.